29/9/08

¡La cuestiónnnnn!

No sé por qué a estas alturas me sigo sorprendiendo, si es que ya está todo visto en este mundo. Básicamente el mundo está constituído por estratos sociales. Sí, como en las pelis americanas, por mucho que nos duela. No me considero especialmente especial. Tan solo intento renovarme cada poco tiempo para no aburrirme de mí misma. La cuestión es que yo me formateo e instalo en mi disco duro una actualización mejorada del software, y los demás no. Tengo más virus que el resto, lo admito; pero al menos no me han carcomido ni envían mis e-mails mentales por doquier sin mi permiso.

De ninguna manera.

Así que, observando, he descubierto que ya todo es posible. Ahora uno puede ser cualquier cosa. Por ejemplo. Puedes comenzar siendo anarquista, comunista, neonazi o de cualquier otra ideología extremista que te identifique dentro de tu grupo de amigos adolescentes. Eso es muy guay cuando tienes quince años, pero a medida que vas avanzando eso pasa de moda. Quizás entonces es cuando decides que tus preferencias están orientadas hacia otros caminos. Todos tenemos una etapa chunga; hemos sido los más heavies, los más raperos, pijos, punkies, etc., etc., etc. Pero, eh, nadie ha sido friki y ha dejado de serlo.

Ahora eso no importa, porque ser friki o no está a la orden del día. Opino que no es una cualidad digna de orgullo de caballero medieval ni nada por el estilo. Sin embargo, algunos individuos bípedos sapiens lo exponen como una característica más de su ser, quedando como auténticos payasos sin relleno. Me resulta patético y desagradable encontrar seres que tan solo hacen referencia a nodos del arte contemporáneo inaudito terriblemente simples de identificar.

Totoro, Death Note, Lenore, todo lo relacionado con Apple, Pesadilla antes de Navidad... Parece que si lo juntamos todo aparece el prototipo de persona que es de todo menos interesante. Demasiado predecible, nada impactante y mucho menos original. Hay mucho más mundo más allá de Ghibli y de Mac y, aunque me considero ferviente admiradora de ambos, no iré publicando por todas partes mi pasión por ellos. Porque ralla. Si en este mundo no puedes destacar, al menos conviertéte en alguien interesante.

Yo que tú, me llevaría a la chatarerría y regalaría a la sociedad un Mac que pudiera hacerles felices.

Pero, vamos, que es solo un consejo.
VV


No hay comentarios: