31/8/09

SLIPKNOT + Machine Head

¡Por fin, mis queridos Slipknot, vienen a Madrid de nuevo, tras muchísimos años de espera! El día 10 de Julio, un gran día sin duda, en el que llegué sudando como un pollo al Palacio de los Deportes, donde unos fieros conocidos espartanos habían acampado todo el día anterior para reservarnos un puesto en la primera fila.

La cola era brutalmente enorme, hacía un calor infernal y la espera se hacía eterna, además mi atuendo negro empeoraba la situación. Los guardias se seguridad cargaron con toda la impaciencia de la gente. El agua escaseaba. Llegó un momento que comencé a evaporarme, pero entonces abrieron las puertas y todos corrimos poseídos hacia la arena. Ocupé un magnífico puesto en el que casi podría haber olido a los músicos.

Tras esperar otro tanto, salieron a escena Machine Head, a los cuales ya había tenido la ocasión de ver en el Electric Weekend en Getafe; pero fueron magníficos. Cayeron "Imperium",, "Halo", "Bulldozer", "Ten ton hammer", "Old" y demás temazos. Cerraron con "Davidian" una apertura que nos dejó impacientes y satisfechos. Siempre me he quedado con las ganas de oír "The burning red" en directo, pero todo no puede ser... además, no llevaba mechero.

Añadir que me tuve que salir echando ostias (con perdón), porque los neandertales de atrás amenazaban con aplastarme. Todo un detalle por su parte, sin duda. Qué decir de sus cuerpos sudorosos frotándose contra mí. Un lujo.

Tras otro tiempo de espera en el que busqué un emplazamiento más cómodo, a las 22:00 de la noche aproximadamente, salieron Slipknot a dejarnos sordos. La intro de "Iowa" comenzó a sonar mientras sombras enmascaradas paseaban por el escenario. Chris y Shawn flanqueaban la tarima, Joey presidía en el centro subido en un pedestal, Sid y Craig ocupaban la izquierda y la derecha respectivamente. Mick y Jim se paseaban de un lado a otro, igual que Paul y Corey dirigía el concierto sin dejar de interactuar con el público.

Abrieron con "(sic)" y continuaron con todos los temazos de sus discos: "Eyeless", "Wait and bleed", "Before I Forget", "Dead Memories", "Left Behind", "Psychosocial" por supuesto, "People=Shit"... Nos dejaron en ascuas haciendo un bis, para luego volver y atronarnos con "Surfacing". Durante "Spit it out", Corey jugó a la sentada india con nosotros, la verdad es que es un tío majo que se nota que disfruta. O, al menos, miente muy bien.

Sid estuvo dando vueltas de aquí para allá, se colgaba de la batería móvil de Shawn, mientras que este bamboleaba la cabeza como si quisiera desatornillársela del cuello, o se subía en la torre de altavoces para que flipáramos en colores con su máscara móvil de Transformer. Una pasada, desde luego. No pudo faltar tampoco el solo de batería de Joey en su plataforma giratoria. Todo un valiente, sí señor.

Chris, el segundo percusionista, no se encontraba en el concierto. Según Corey, había muerto un familiar y no había podido asistir. Le dedicamos un aplauso, claro está. Espero que lo grabaran con el móvil.

Como conclusión, admito que me pareció una hora y media increíble, ya que llevaba esperándolos desde los 13 años. Me faltó "Snuff", habría sido más que increíble todavía que la tocasen, pero... ¡será demasiado pedir!

Maravilloso, terrific, geil, treviant!


VV

Apocalipsis Zombi pt. II

Ahora vamos a ponernos serios, nenes y nenas. El virus T ha matado a 21 personas en España; pero seguro que hay muchas más... hambrientas bajo tierra, en las alcantarillas o lugares escondidos por el Gobierno. No los destruirán, a los infectados, porque son gran motivo de investigación y eso hará que nos maten a todos.

He descubierto una fuente muy útil que recomiendo leer para anticiparnos a la extinción:


¡Alguien, por fin, ha puesto todos sus conocimientos al alcance de todos nosotros! Me lo leeré pronto, así que ya os diré...

También es interesante ver el documental "La vida sin nosotros" ("Life after people"). Es muy educativo a nivel de infraestructuras, electricidad y, sobre todo, supervivencia.



Buena suerte, supervivientes :>
W

17/5/09

Apocalipsis zombi

(Como continuación a la entrada Apocalípsis zombi de 'La lombriz estrábica'.)

Como todos tememos, la destrucción de la humanidad se encuentra en un punto de no retorno. Ya no hay vuelta atrás. Despedíos de vuestras abuelas los más débiles.

La terrible peste porcina, o virus "A", se está extendiendo virulentamente por el mundo. He visto demasiadas peliculas para obviar lo evidente: el virus "A" no es diferente al virus que mutó al planeta entero en hordas de zombis hambrientos en la peli de Residente Vil. Por lo tanto, es indispensable que estemos preparados para el día en que nos levantemos y no quede nadie.

Los pasos a seguir en un principio son básicos y de ellos depende nuestra supervivencia. Estos se encuentran sujetos a cambios continuamente, dependiendo del tipo de personaje principal que queramos ser, del tipo de zombi, de la ciudad en la que nos encontremos, etc, etc. Pero vamos, que básicamente siguen el mismo patrón.

1) Si nos levantamos por la mañana y no hay nadie en nuestra casa, ni en la calle, ni contestan al teléfono, si no hay nadie conectado al Messenger, ni al Tuenti; lo mejor es pensar que son zombis y están ubicados en sitios más oscuros y peligrosos que nuestro armario o nuestra bañera, así que no mires ahí, es estúpido.

 2) No olvides tu móvil, podría serte de ayuda. Vístete decentemente, no querrás salvar tu culo en pijama, queda ridículo. Si tienes una recortada en casa viene de miedo. Si no, coge algo con lo que puedas defenderte (si tu película favorita es Battle Royale morirás el primero, avisado estás). Recomiendo los siguientes artefactos letales para salvar el pellejo:

Uzi

AK-47

Escopeta de doble cañón (más útil que la simple, si sabes darle efecto a las balas con un poco de suerte volarás cabezas zombis de dos en dos).

Bate de béisbol

Pelapatatas

Katana

Masamune (excelente arma blanca de larga distancia).

Cualquier espada de los shinigamis de Bleach (menos la de Kenpachi).

...y mil posibilidades más.

3) Encuentra un modo de desplazarte. Ten en cuenta que tu coche podría ser óptimo, pero en realidad no quieres que se ensucie, así que hazle un puente a cualquier otro que te guste. Atención: los descapotables son UN ERROR GARRAFAL, básicamente porque no sabes a qué tipo de zombis te enfrentas, no sabes si son hiperactivos e inteligentes o anormales y lentorros. Un todoterreno, 4x4 o un Hummer serían las mejores elecciones. Si alguno de tus vecinos tiene un Monster, serías el puto amo.

Consejo: no te hagas el/la machote cogiendo una bici o un patinete, que más que un machote serás el gilipollas de turno al que coman primero.

4)Intenta por todos los medios contactar con seres humanos no podridos. Valen radios, walkie talkies, señales de humo, lo que sea. Prueba a visitar centros de reuniones como bibliotecas. Si te atreves. NO HAGAS RUIDO. Es indispensable. Ni grites "¿Hola?", "¿Mamá?" ni cosas de esas.

5) Una vez encuentres supervivientes, debéis contactar con otros. Lo mejor en estos casos sería una radio, pero con los tiempos que corren, Internet también es una posibilidad. Aunque con toda la mala suerte del mundo, es probable que la línea esté caída, no funcionen los teléfonos fijos, etc, etc. Si no entiendes estos razonamientos, es porque no has visto demasiada tele.

Otros consejos: el mejor sitio para refugiarse sería una armería que tuviera cerca un supermercado. Ten en cuenta la comunicación, la higiene y a protección. Así que al lío. Una máscara antigas no viene mal nunca. Preguntarás por qué. Seres descompuestos y putrefactos y gente muerta medio comida por las calles no huelen a flores. 

A menos que entre vosotros haya un ingeniero químico que sepa cómo neutralizar el virus y crear un antídoto, yo me prepararía para vivir el resto de mis días con la muerte en los talones. En caso de que sí hubiera un ingeniero capaz de curar a toda la humanidad, moriría, y sino mírate Planet Terror. Estas cosas pasan.

Por lo tanto, frikis del mundo, creo que en nuestras manos está determinar el futuro de la población. En cuanto a zombis nadie nos podrá discutir nada de nada, a menos que en la Autónoma haya una carrera dedicada a ello. 

¡¡NO OS SUICIDÉIS!!

Buena suerte ;)

26/4/09

Parte II

He conseguido el récord de velocidad al zamparme cuatro tabletas Milka con mi hermana en 4 días. No he engordado un gramo por ello.
Tiendo a ponerme de muy mal humor con la lluvia, el llanto imparable de los bebés y los catarros ajenos.
Compro compulsivamente y lo admito. Me encanta.
Adoro mi trabajo, cosa que jamás llegué a imaginar.
Yo sería feliz perdida con Sayid o planeando en brazos de Peter Petrelli.
No cambiaría absolutamente nada de mi físico, aunque admito que sería muy bello tener los ojos de mi abuelo.
Mi verano consiste en jugar a la Playstation, dormir y comer; aunque este último paso lo eliminaría si no conllevara a una muerte lenta y dolorosa.
Considero que un fan del Batman clásico no llevaría una camiseta con el logo de la película. Eso no es un fan de Batman, es un fan del cine.
Temo a los primigenios.
He visto las películas de Ace Ventura decenas de veces y me sigo riendo como una condenada.
Me sé los diálogos de La Máscara de arriba abajo.
Quien crea que sabe pintar (que no dibujar) por ser un friki de las figuritas de Warhammer es que es idiota.
Matanza es hijo de Venom, por mucho que os cueste creerlo.
Batman no mata a Joker* en ninguno de los cómics, por mucho que os cueste creerlo.
El mundo es idiota.
La gente no es consciente de que Cthulhu da mucho más miedo de lo que creen...
... y que existen seres mucho más poderosos e inquietantes que Él.
Siento sueño las 24 horas del día.
Y hambre.
Voy a comer algo.
VV
*Pequeño detalle corregido :P

25/4/09

Lerdeces ortográficas

Hoy me siento contagiada por el tiempo atmosférico. Inestable, tocahuevos e impredecible. No sé si el tiempo será un gran besador también, pero ese es otro tema, supongo. La verdad es que mi ordenador tenga corrector ortográfico hasta en el Messenger era tan tocahuevos como el tiempo, pero eso solo al principio. Cada vez me doy más cuenta de la ignorancia de mis congéneres, los cuales, al parecer, no sufren infartos cerebrales al ver "vigote", "haber qué hacemos" o "escusa". Estoy segura de que NO quería decir exclusa... ¿No?

Otra cosa que no comprendo de los mensajes virtuales comprimidos son las nuevas maneras de reírse. Me explico. Antes, cuando el mundo aún parecía mantener su cordura en un rebaño ordenado y bien esquilado (por Dios, me parto conmigo misma...), yo entendía que reírse era XD. Ahora no, ahora ha mutado en ele, o, ele. Si juegas al Counter Strike, la gente activa el micrófono SÓLO para decir LOL. ¿Es que ya no quedan machotes ibéricos? En qué nos hemos convertido...

En cuanto a las olvidadas reglas de ortógrafia, yo confiaba en que solo se violaran en la red; pero mi fe se ha visto estrangulada. La falta de sesera se ha extendido contagiosamente en forma de virus T y ha convertido en zombis culturales a todos los seres bípedos de mi edad y alrededores. Es algo básico, queridos niños y niñas, algo que Espinete intentó inculcarnos cuando éramos del tamaño de hobbits. Parece que Barrio Sésamo sólo sirvió para hacernos entender que a las equis horas comienza la jornada de trabajo y que, por tanto, hay que buscar la ENTRADA para ganarnos el pan y poder comprar por Ebay y que a las "x" se acaba y que hay que encontrar la SALIDA para huir. Algo es algo. Si Barrio Sésamo no funcionaba, luego llegábamos al instituto, donde se supone que nos enseñan a escribir y a hablar bien. A estudiar también, pero eso es opcional. Es cómodo escribir como el culo si tu sueño consiste en dirigir una tienda de bufandas. Esto es aplicable a los dibujantes y sobre todo a los guionistas de cómics. Hago hincapié en que la incultura de cada uno reside en los genes mismos, independientemente de si en el futuro te conviertes en Albert Einstein, Fernando Alonso, Michael Turner o la piña de Hitler.

El quid de la cuestión va más allá y es que es terriblemente cierto, no, CIERTÍSIMO, que el gran porcentaje de dibujantes han sido mal estudiantes; pero no computo que escriban tan perracamente mal. Tengo cómics en mi casa escritos por españoles que da penita leerlos. Todos los cómics traducidos al español tienen faltas ortográficas garrafales como garrafas e imperdonables. Opino que, haciendo gala de nuestra inteligencia sapiens, podemos documentarnos sobre la colocación de los prefijos o sobre si camión lleva hache intercalada o no. Está claro que es demasiado esfuerzo (todo es culpa de Paula Vázquez y de los guinostas de Fama, que le dan guiones que le hacen parecer más retrasada aún y una paleta linguística. Yo que tú iría al médico o te quedarás sin probar hombre en mucho tiempo).

Bien, como de mayor quiero ser un crack con el lapicero y multimillonaria, publicaré toneladas de cómics y cuentos perfectamente redactados. Tanto, que todos los traductores llorarán de la emoción. En honor a la enérgica personalidad de cierto anélido con problemas de vista, todo un inspirador, y a mi hermanita N, una Espinete contemporánea.

Compraos cuadernillos Rubio,
VAGOS.
VV

22/3/09

SOULFLY + Inside

De nuevo a la aventura metalera. Allá voy.

La cita tenía lugar en la sala Heineken. Para mi gusto, es magnífica, además adoro el palco que tiene, desde donde pude ver espectacularmente a KSE. Pero esa es otra historia.

Volviendo a lo nuestro, he de admitir que, de no estar Max Cavalera de frontman, me habría pasado el día frikeando por ahí; pero me llamaba la atención ver al gran sepulturero en acción. Me habría encantado ver a los teloneros, Inside; pero llegué tarde. Cosa poco habitual en mí. No les conozco y nunca he escuchado nada de ellos, así que no puedo comentar nada al respecto.

Sobre las 22:30 salieron Soulfly al escenario. Tampoco vi ese momento, porque me encontraba fuera de la sala bebiendo cerveza. Max Cavalera me dejó algo aturdida. En cuanto conseguí encajarme en un hueco libre donde podía verle bien, descubrí que nuestro querido papá metalero había envejecido considerablemente. Sus hermosas rastas rubias se habían convertido en una sola y alcanzado un grosor un poco grimoso. Tenía otras dos sobre las orejas que parecían coletas de colegiala. Esto último me hizo gracia al principio, pero después dejó de tenerla y deseé que para su cumpleaños le regalaran un buen corte de pelo.

Nos deleitaron con temas de Sepultura, cosa que el 800% del público agradeció con creces. De hecho, creo que mucha gente había acudido al concierto sólo para verles tocar temazos como "Inner Self" o "Refuse, resist". El devoto que tenía yo delante se conocía todos los temas de la banda, cosa que es muy molesta si no para de agitarse, levantar los cuernos al cielo y hacer gala de su metro noventa. Los demás a mi alrededor observaban a los músicos meneando la cabeza al compás de la música.

Como curiosidad, destacar que sacaron unos tambores y se pusieron a tocar auténtico sonido brasileño, con la colaboración de un espontáneo que debería de estar enamorado del cantante, ya que tiene mérito abrazar a alguien que lleva un gato despellejado como cabellera y se encuentra bañado en sudor. Max, además, hizo alarde de su estupendo dominio del español deleitándonos con una lira de insultos castellanos. Todo un estudiante aplicado, sí señor.

Es el segundo concierto al que acudo sin saberme una sola canción. Disfruté como una enana y, a pesar de que acudía como primeriza, se me hizo terriblemente corto y es que apenas duró una hora. Este dato sí fue algo decepcionante. Soulfly fueron muy amables con el público, nos permitieron cantar algún estribillo y jugaron con nosotros. Amenizaron la velada como debe ser.

Mis enhorabuenas, exóticos. Espero que volváis. Prometo saberme más canciones para entonces :D
VV

9/3/09

Macnífico

Mi historia de amor comienza así, dos meses después de conocernos.
Tenía un cd con 122 canciones en mp3 por ahí tirado. Lo he metido en el Mac, he seleccionado todas las pistas y las he arrastrado al icono de iTunes para reproducirlas. Por equivocación, las he soltado sobre el icono de internet, por lo cual se han abierto 122 ventanas individuales del explorador en unos tres segundos Y NO SE HA ATASCADO. Al cerrar el explorador se han cerrado todas las ventanas en unos tres milisegundos Y NO SE HA ATASCADO.

Para qué quiero yo un novio, teniendo el bicho este que todo lo puede.
C'est macnifique!

VV

18/2/09

Publicidad vomitiva

Yo, que he trabajado para una empresa de telefonía, me siento terriblemente insultada. También soy cliente de telefonía móvil y, en este caso, me siento asqueada.

La publicidad de Másmovil da mucho asco. Lo digo sin pelos en la lengua, porque es lo que me transmite y porque creo que es lo que siente todo el mundo cuando ve el anuncio en la televisión. La primera vez que lo contemplé fue mientras comía y deseé que ejecutaran brutalmente a los creativos que han ideado esa aberración.

Quiero que sepáis, directores y peces gordos de Másmovil, que JAMÁS mientras viva me haré un contrato en vuestra compañía. Habéis conseguido que me sienta avergonzada de los diseñadores y demás personal que ha aprobado semejante tomadura de pelo. Además, vuestros anuncios representan lo que sois y, según mi interpretación, básicamente sois una pota con tropezones.

Yo que vosotros recapacitaría para la próxima vez y puede que ganéis algún par de clientes. Pero, vamos, es solo un consejo.
VV

6/2/09

Rutinas II

Es fantástico, faltas casi dos semanas seguidas a clase y a todo el mundo se la suda.
¡Genial, de verdad! Os felicito a todos.
No os molestéis en averiguar el porqué, al fin y al cabo sois el puto centro del universo.
¡Pero no os preocupéis, por Dios! Yo siempre estoy de buen humor. ¡Mirad cómo me río!

JA JA JA

15/1/09

Malkavian

Ríete si quieres. No importa. Créete mucho más listo que el pobre y arruinado lunático. No importa. Pero piensa en esto: eres una cosa muerta, lo mismo que yo. Moriste y renaciste... como esto. ¿Qué nos hace diferentes? Muy sencillo: yo recuerdo lo que vi cuando estaba totalmente muerto. Tú también estarías loco.



VV

5/1/09

Sentimientos

Poco a poco me voy convenciendo... Me niego a ello, ¡porque tiene que ser posible! Pero comienzo a perder la esperanza.

Yo creo en los ángeles. Personas capaces de ver dones en los demás, creadores del bien y precursores de la vida. Y si creo en los ángeles, es porque también creo en los demonios. Ambos están en nosotros mismos y es cada uno el que decide a cuál construirle alas de realidad. Personalmente, opino que el sabio es el que se las construye él mismo; pero allá cada uno con su elección.

Basta un leve susurro del mal para que toda una vida de bien se derrumbe en segundos. Todo se vuelve negro, todo es mentira y ya nada tiene sentido. Creemos en fugaces palabras que se lleva el viento antes que en mil años de valiosos momentos. Un solo soplo de negativismo es suficiente para que una persona vea nublada su fe y le ciegue el egoísmo. Da igual quién comience. Así es como somos, pero peor es cómo nos ven.

A pesar de todo, sigo creyendo en el bien absoluto. Todos tenemos un pequeño demonio sentado en el hombro, susurrándonos y envenenándonos. Sin embargo, hay que saber que nadie se vuelve vil ni bondadoso en poco tiempo. Eso se cultiva con el tiempo y las relaciones. Tenemos que creer en el individuo y, sobre todo, atrevernos a mirar sus ojos para descubrir la verdad. Para descubrir si todavía queda esperanza.

No somos perfectos, ni siquiera para hacer el mal. No merece la pena, porque no arregla los problemas, ni nos hace mejores personas. Ciertos males se deshacen con otro tipo de mal, pero el malestar del alma huye con el puro bien. La lástima es que nadie osa a hacerle frente, como si tuviéramos miedo de dejarnos llevar por aquellos a los que queremos. Abrazamos el odio para resguardarnos en una mentira sobreprotectora que nos mantiene a salvo. Rechazamos el amor para evitar el dolor y huir de la realidad.

Yo te daré la mano si te sientes sola, iré a abrazarte si lloras y susurraré candor en tu oído hasta que te quedes dormida. No te abandonaré, porque no creo en los que te hacen sufrir y tampoco escucharé a los que quieran herirte. Sé que eres un ángel. No dejaré que te cambien.

VV

2/1/09

Rutinas

Un día normal me despierto sobre las 8 am. Me levanto de la cama una hora más tarde. E, incluso así, llego tarde. No tengo perdón. Me salto el desayuno aún a sabiendas de que a las 12 del mediodía me va a entrar ese hambre mortal de recién levantado, y que no voy a tener nada que llevarme a la boca. Pero en fin, así funciona mi forma de ser.

Cuando salgo, suele hacer frío. Da igual que sea verano. A veces, hay gente sentada en los bancos del parque. Me miran. No comprendo por qué me miran. Creo que no soy lo suficientemente guapa para ello y que tampoco soy tal esperpento como para dejar el tema de conversación, observarme cruzar el parque y olvidarse de mí para seguir hablando. Es mi opinión, pero intuyo que acierto al pensar que los individuos humanoides de mi barrio no pertenecen a mi especie.

El camino hacia el metro es tedioso. Normalmente, suelo escuchar el mp3 mientras ando. La gente me mira a los ojos cuando se cruzan conmigo. Yo les miro a los ojos cuando se acercan. No les conozco, ni ellos a mí; pero nos miramos. Es una característica involuntaria del ser humano, pero me incomoda. Si llega alguna canción que me hace sentir mal, la paso. Normalmente me ocurre: la mayoría de mis canciones favoritas rememoran momentos amargos. Intento evadir esa verdad, pero acabo pasando de canción.

Llego tarde, como casi todos los días este año. Adoro a mi profesor de Flash por su infinita paciencia. Creo que asomar mi cara de ángel por la puerta y suplicarle perdón con la mirada ha conseguido ablandarle. El último vagón del metro, en el cual me introduzco cada día, suele venir medio vacío. Es extraño, porque los demás van a reventar, menos ese. Ya no me hace ilusión saber que puede darse La Coincidencia cuando me lleve a mi estación. Subo y me siento. A veces, me adormezco. El resto de los viajes los paso escuchando la música. Intento no pensar en lo que me recuerda, pero, en días como hoy, los recuerdos aparecen solos y siento que la mañana no va a ir bien. Miro por la ventanilla, pero el panorama es el mismo que en mi interior: negro y a toda velocidad.

El trayecto hasta Gran Vía dura media hora, más o menos. El cambio a la línea 1 es corto, pero lo suficientemente largo como para darse cuenta de la prisa de algunos y de la irritante tranquilidad de otros. Alguna vez me han dicho que tengo cara de antipática cuando estoy seria. Puede ser cierto, no puedo verme a mí misma en condiciones normales, así que creo que algunas personas en el metro se habrán acordado de mi madre al querer fundirles con la mirada. Pido perdón, hoy no es mi día, aunque no sirva de excusa.

Bajo las escaleras, ya para acceder al andén de la línea 1. Muy pocas veces me tiemblan las manos. Muy pocas veces me siento nerviosa. Ya hace mucho que no me pasa. Ahora solo quiero mezclarme con gente desconocida y continuar hasta la escuela. Miro hacia el fondo del andén. ¿Qué estoy haciendo? Aún obligándome a mantenerme serena, busco con la mirada. Quiero que aparezca por algún sitio, me vea y se acerque a mí. Por otro lado, quiero que mi deseo se vea truncado. Algo tan simple podría ser fatal para mí. 

Los días que le he visto en el andén, me he asustado. Es la sensación de que se acerca alguien que me lo podría dar todo y que también podría arrebatármelo. Sus palabras me intentan engañar, pero sus ojos no mienten. Yo no puedo mentirme a mí misma. Quiero que venga conmigo las últimas paradas de metro. Quiero que hablemos. Que me diga que todo le va bien, que rompa mis alas de esperanza. Sé que así puedo seguir. 

Pero no está. No ha venido.

Subo al metro con la misma sensación. Si no está aquí, estará ya en clase. Sus ojos no me mirarán y yo no me atreveré a mirarle. Todo seguirá como siempre. Mis compañeros nunca se darán cuenta de lo que pasa y yo quiero que siga siendo así. Pasan las horas e, irremediablemente, me distraigo. Mi compañero de mesa me hace reír mucho. Tras tres años juntos en la escuela, le he cogido mucho cariño y se ha convertido en una persona muy importante para mí. La pausa la solemos pasar juntos. Son diez minutos cortos. Él fuma, yo observo qué harán los demás. Al final, sale. Si pasa por delante de mí, no me mira. 

A las 14:00, salimos para volver a casa. Me empiezo a poner nerviosa. Normalmente, coge carrerilla y se va deprisa. Esta vez, no. Yo deseo que se quede. Intento pensar en una excusa para coincidir en el metro sin que sea demasiado evidente. Esperamos a que los fumadores acaben sus cigarros. Hablan, se entretienen. Él parece que también se divierte. No hablamos entre nosotros. 

Mantengo la compostura durante el viaje. Hablamos tranquilamente los cuatro que cogemos la misma dirección. La conversación es natural, supongo. Las estaciones pasan muy despacio y el vagón se llena cada vez más. Pienso que seguro se bajará en una estación diferente a la mía. Claro que sí. Yo me iré sola, como siempre. Qué tontería que fuera a bajarse conmigo. Podría tener otros planes. 

Me convenzo de ello.

Qué estupidez.

Se baja conmigo, por supuesto. Me mira con ternura cuando nos mezclamos con la gente. Supongo que es normal, teniendo en cuenta mi cara de desorientación. Nos paramos en la intersección que separará nuestros caminos. Al principio, todo va bien. Él está bien y yo me alegro por ello. No sé si despedirme con un abrazo. No sé si es adecuado que le bese en la cara. No sé si irme corriendo. 

Él me abraza y siento que me crecen las alas. No me importa. Quiero decirle que le quiero, pero no lo hago. Nos damos la vuelta para irnos. Ojalá no sólo nos separara esa intersección. Monto en el metro, de vuelta a casa. Sé que el llanto es inminente. Algunas veces sí, pero otras no. Estoy cansada y quizás consiga distraerme durante el viaje de vuelta. Suelo llorar, pensando que ocurrirá cientos de veces más y que nunca podré decirle que le quiero, porque no debe salir de mí. Yo no soy la persona adecuada. Sin embargo, hace mucho que ya no lloro por eso, porque no debe salir de mí. Yo no soy la persona adecuada.

Ojalá mañana fuera diferente. 
Ojalá pudiera volar.

VV

1/1/09

Seis cosas sin importancia que me hacen feliz

Mi meme, siguiendo las órdenes de Republicanito.
Allá voy.

1. Saber que soy una buena persona aunque los demás a mi alrededor sean malos.
2. Poder dormir diez minutos más a sabiendas de que suprimo el desayuno por ello.
3. Un abrazo espontáneo.
4. Recibir una llamada sólo porque se acordaban de mí.
5. Encontrar un recuerdo olvidado en el cajón y sentir ternura en vez de melancolía.
6. Un póster del malo de la peli mirándome libidinosamente.

Quien quiera, que se nomine :P

VV