25/4/09

Lerdeces ortográficas

Hoy me siento contagiada por el tiempo atmosférico. Inestable, tocahuevos e impredecible. No sé si el tiempo será un gran besador también, pero ese es otro tema, supongo. La verdad es que mi ordenador tenga corrector ortográfico hasta en el Messenger era tan tocahuevos como el tiempo, pero eso solo al principio. Cada vez me doy más cuenta de la ignorancia de mis congéneres, los cuales, al parecer, no sufren infartos cerebrales al ver "vigote", "haber qué hacemos" o "escusa". Estoy segura de que NO quería decir exclusa... ¿No?

Otra cosa que no comprendo de los mensajes virtuales comprimidos son las nuevas maneras de reírse. Me explico. Antes, cuando el mundo aún parecía mantener su cordura en un rebaño ordenado y bien esquilado (por Dios, me parto conmigo misma...), yo entendía que reírse era XD. Ahora no, ahora ha mutado en ele, o, ele. Si juegas al Counter Strike, la gente activa el micrófono SÓLO para decir LOL. ¿Es que ya no quedan machotes ibéricos? En qué nos hemos convertido...

En cuanto a las olvidadas reglas de ortógrafia, yo confiaba en que solo se violaran en la red; pero mi fe se ha visto estrangulada. La falta de sesera se ha extendido contagiosamente en forma de virus T y ha convertido en zombis culturales a todos los seres bípedos de mi edad y alrededores. Es algo básico, queridos niños y niñas, algo que Espinete intentó inculcarnos cuando éramos del tamaño de hobbits. Parece que Barrio Sésamo sólo sirvió para hacernos entender que a las equis horas comienza la jornada de trabajo y que, por tanto, hay que buscar la ENTRADA para ganarnos el pan y poder comprar por Ebay y que a las "x" se acaba y que hay que encontrar la SALIDA para huir. Algo es algo. Si Barrio Sésamo no funcionaba, luego llegábamos al instituto, donde se supone que nos enseñan a escribir y a hablar bien. A estudiar también, pero eso es opcional. Es cómodo escribir como el culo si tu sueño consiste en dirigir una tienda de bufandas. Esto es aplicable a los dibujantes y sobre todo a los guionistas de cómics. Hago hincapié en que la incultura de cada uno reside en los genes mismos, independientemente de si en el futuro te conviertes en Albert Einstein, Fernando Alonso, Michael Turner o la piña de Hitler.

El quid de la cuestión va más allá y es que es terriblemente cierto, no, CIERTÍSIMO, que el gran porcentaje de dibujantes han sido mal estudiantes; pero no computo que escriban tan perracamente mal. Tengo cómics en mi casa escritos por españoles que da penita leerlos. Todos los cómics traducidos al español tienen faltas ortográficas garrafales como garrafas e imperdonables. Opino que, haciendo gala de nuestra inteligencia sapiens, podemos documentarnos sobre la colocación de los prefijos o sobre si camión lleva hache intercalada o no. Está claro que es demasiado esfuerzo (todo es culpa de Paula Vázquez y de los guinostas de Fama, que le dan guiones que le hacen parecer más retrasada aún y una paleta linguística. Yo que tú iría al médico o te quedarás sin probar hombre en mucho tiempo).

Bien, como de mayor quiero ser un crack con el lapicero y multimillonaria, publicaré toneladas de cómics y cuentos perfectamente redactados. Tanto, que todos los traductores llorarán de la emoción. En honor a la enérgica personalidad de cierto anélido con problemas de vista, todo un inspirador, y a mi hermanita N, una Espinete contemporánea.

Compraos cuadernillos Rubio,
VAGOS.
VV

2 comentarios:

Eric dijo...

Yo no leo muchos cómics y los que leo me los leo en inglés, porque molan más. Tampoco sé qué has leído tú para decir que están mal redactados, pero sí es cierto que hay muchos que son de juzgado de guardia (concretamente estoy pensando en un par de Fanzines [makoki, el víbora] que por lo normal son bastante correctos)

Wednesday dijo...

será que tengo demasiados cómics de imprenta guarripeix XD